Este artículo trata sobre Jesús desde el punto de vista cristiano. Para Jesús desde el punto de vista histórico, véase Jesús de Nazaret. Las representaciones de Cristo son muy frecuentes en el arte cristiano catolicismo romano francisco lacueva pdf pesar de que no hay retratos de Jesús, ni indicaciones concretas acerca de su aspecto físico.

Jesús de Nazaret en el Nuevo Testamento. En el cristianismo, Cristo se utiliza como sinónimo de Jesús. La cristología, un área de la teología, se ocupa principalmente de estudiar la naturaleza divina de la persona de Jesucristo, según los evangelios canónicos y los demás escritos del Nuevo Testamento. Mesías Príncipe en la profecía acerca de las setenta semanas. Cristo según los escritos del Nuevo Testamento. Jesús es llamado el Cristo en los cuatro evangelios del Nuevo Testamento donde se le describe como ungido con el Espíritu Santo.

Algunas referencias incluyen Mateo 1:16, Mateo 27:17, Mateo 27:22, Marcos 8:29, Lucas 2:11, Lucas 9:20 y Juan 1:41. Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo. El apóstol Pablo escribiendo sus Epístolas, obra de Valentín de Boulogne o de Nicolás Tournier. En el Libro de Daniel se afirma que el mesías príncipe sería cortado, y no tendría nada.

En el Libro de Juan, este título es relacionado con el de Mesías, llamado el Cristo. Dios con respecto a él y al hombre en él. Se revela que los santos habían sido escogidos en Cristo desde antes de la fundación del mundo. Cristo es la cabeza del cuerpo de la Iglesia. Cristo y bordón, por Carl Bloch. La concepción hebrea del ungido o entronizado proviene de la antigua creencia que establece que untar a una persona u olear un objeto con aceite otorga cualidades extraordinarias, incluso sobrenaturales, cuando estas provienen de una autoridad divina.

En el Israel de la antigüedad, la costumbre de ungir a una persona otorgaba la potestad para ejercer algún cargo importante. Dios y adquirían de esa manera dignidad sacerdotal. Sin embargo, en la transformación del concepto mesiánico, el uso del término se restringió al redentor y restaurador de la nación judía. En el Nuevo Testamento, la palabra Cristo se utiliza como nombre común y como nombre propio.

En ambas acepciones aparece con o sin artículo definido, en solitario o asociada a otros términos o nombres. La palabra salvador, a su vez, era el título calificativo que los judíos aplicaban a sus sacerdotes, reyes, y profetas, ya que estos debían ser ungidos con aceites como parte del rito que los consagraba a su labor. Esta gracia se obtiene a través de la fe y el obrar cristiano, según católicos y ortodoxos, o exclusivamente por la fe, según los protestantes, es decir, en creer o confiar que Jesucristo es el Hijo de Dios, el Salvador y el Único Perdonador de pecados. Pablo a los Efesios: Cristo, con su muerte y su Resurrección, es quien elimina la deuda del pecado humano y vehicula en su persona esa gracia redentora. Para el cristianismo la salvación está disponible para todos los que creen y actúan en consecuencia. Hijo de Dios hecho hombre y, por tanto, el Mesías anunciado por los profetas en las escrituras, y ansiosamente esperado por Israel. De hecho, Jesús mismo afirmó ser el Cristo.

Le dice Jesús: Yo Soy, el que hablo contigo. A raíz de esto, se narra a los samaritanos diciendo: nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo. Cristo, dejando la sala del tribunal, por Gustave Doré. Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito? Hijo del hombre sentado a la diestra de la Potencia de Dios, y viniendo en las nubes del cielo. Qué más necesidad tenemos de testigos?

Y todos ellos le condenaron ser culpado de muerte. Jesús en la casa de Anás, obra de José de Madrazo, Museo del Prado. El cristianismo surgió como una comunidad, la Iglesia, inspirada en las enseñanzas de Jesús de Nazaret. Espíritu Santo y nacido de la virgen María.

Frecuentemente se cree que el padecimiento de Jesús se desarrolló en la cruz, en realidad su padecimiento comenzó desde el huerto de Getsemaní. En este pasaje se describe como Jesús lleno de angustia oraba intensamente, su sudor era como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra. Existen desacuerdos sobre la neutralidad en el punto de vista de la versión actual de este artículo o sección. Motivo: Los puntos de vista de las confesiones no católicas deberían ampliarse, ya que la sección está narrada predominantemente desde el punto de vista del catolicismo. En la página de discusión puedes consultar el debate al respecto.